Home > La Biblioteca > Historia

La Biblioteca Pública de Ayacucho fue fundada en 1881, por don Manuel Vilardaga, secretario del Consejo Escolar, funcionando en aquel entonces como Biblioteca Escolar

El 9 de junio de 1891 se la declara Biblioteca Pública y el 9 de julio del mismo año inicia sus servicios. Dos años más tarde, presentaría su primer Catálogo impreso con más de mil títulos. Creció con el apoyo de donaciones de hombres públicos, librerías y las remisiones periódicas que le enviaba la Comisión Protectora de Bibliotecas.

En el año 1970, la Comisión Directiva se disuelve y el entonces Intendente Municipal, Guillermo Schoo Lastra decide hacerse cargo de la Biblioteca con el objetivo de mejorar su funcionamiento y aumentar su caudal bibliográfico.

Por decreto Nº 156/71 de fecha 7 de setiembre, crea la Biblioteca Pública y Municipal “Manuel Vilardaga”, “cuyo fin fundamental es la difusión del libro y la cultura sin distinción de creencias o nacionalidad, debiendo estar su caudal bibliográfico a disposición de la población sin limitaciones, salvo las establecidas por el Reglamento vigente”.

En ese mismo año, se conforma la Asociación Cooperadora que trabaja al servicio de la Institución hasta nuestros días.

En las décadas del 70 y principios del 80, la Biblioteca tuvo un gran impulso, contando con un Catálogo de 13.000 libros y su organización técnica y Dirección estuvo a cargo de la señora Alicia Cucullu, a quien la sucediera en el cargo hasta septiembre del 2010, la señora Teresa Souza. La actual Directora de la institución es la señora Teresa Fuentes.

En sus inicios, la Biblioteca funcionó en el edificio de la Escuela nº 1, posteriormente en una antigua casa de la calle 9 de julio y a partir del 8 de febrero de 1983, comienza a prestar servicios en su actual edificio que conserva su fachada antigua y en su interior ha sido reformada y ampliada adaptando el lugar a las necesidades de una biblioteca. En abril del 2009, la Asociación Cooperadora adquiere la casa aledaña a la actual sede, lo que permitirá en el futuro ampliar los espacios y servicios que actualmente se ofrecen.

En cuanto a su funcionamiento, a partir del año 1995, el sistema de registro y recuperación de la información se automatiza a través de una red informática, a la vez que se diversifican y modernizan sus servicios.

El 16 de junio de 1995, la CONABIP con el lema “acercando el libro al lector”, entrega a la Biblioteca un Bibliomóvil que desde entonces recorre toda la extensa zona rural y responde a las solicitudes de las instituciones que lo requieran, realizando actividades de promoción de la lectura.

En ese mismo año, se organiza un Concurso del que surge el logotipo que representa a la Biblioteca, el cual fue diseñado por el joven Manuel Benito.

En el año 1997, respondiendo a un requisito de la Conabip pasa a denominarse Biblioteca Pública, Municipal y Popular. A lo largo de estos años entre las actividades más relevantes, podemos destacar:

  • Visita de renombrados escritores y narradores profesionales como Graciela Montes, Mempo Giardinelli, Dalmiro Sáenz, Ana Padovani, Graciela Cabal, Hamlet Lima Quintana, Carlos Joaquín Durán, Federico Andahazi, Ana María Shua, Ema Wolf, Alberto Sarramone y Juan Marcial Moreno.
  • Participación en los Juegos Nacionales de Lectura “Leopoldo Marechal” organizados por la Conabip, de la Maratón Nacional de Lectura de Fundación Leer y del Programa Provincial “Poesía en Marcha/Memoria en Movimiento”.
  • Organización de Talleres de Lectura, Escritura creativa y Crítica Literaria a cargo de Stella Mele, Pablo Franco, Federico Spollansky y Javier Chiabrando, Talleres de narración Oral a cargo del profesor Juan Marcial Moreno y Talleres de Encuadernación y restauración de libros antiguos.
  • Participación en los Encuentros de Bibliomóviles y organización de su 4º edición.
  • Organización de Encuentros de Narradores Orales “Las historias de siempre”.
  • Realización de Certámenes literarios para la Provincia joven, del proyecto para los jóvenes “Leer para crear”, Exposiciones artísticas y Ciclos de cine infantil y para adultos.
  • Recuperación de testimonios documentales de la historia de nuestro pueblo, a través de la colección El Archivo de la Palabra.

El 1º de agosto de 2002, la Biblioteca recibió el Premio Pregonero a la Mejor labor de Biblioteca en la 13º Feria del Libro Infantil.